Consejos para gafas de sol

Resulta preocupante, pero la mayoría de gafas de sol que se venden cada año en España no cumple con la normativa europea de seguridad. Puede que para muchas personas sea un mero complemento, algo en lo que no piensan invertir más de 20 euros, y sin embargo se trata de un importante elemento de protección para nuestros ojos.

Por tanto, es una negligencia por nuestra parte el comprar unas gafas de sol que no sean adecuadas para nuestras necesidades, si bien las monturas quedan a elección del consumidor, la elección de las lentes en cambio no deben obedecer a criterios de moda, sino de usabilidad.

Lo más recomendable es que cuando acudamos a comprar unas gafas de sol contemos con el asesoramiento de un especialista en visión. Lo primero que nos preguntará es qué uso les vamos a dar, es decir, si las queremos para ir a la playa, a la montaña, para hacer deporte, para conducir, etc.

Si la queremos un poco para todo, ya que no tenemos pensado comprar más que un par de gafas, entonces los ideal es escoger una gafa de sol neutra desde el punto de vista óptico, es decir, que proteja nuestros ojos de los rayos frontales y laterales, que tenga un alto grado de protección frente a las radiaciones ultravioleta, y que no use lentes de plástico, sino de cristal u orgánicas.

Gafas de sol, los colores de las lentes

En cuanto al color de la lente, no te equivoques, una lente puede ser oscura y con efecto espejo y sin embargo no es capaz de filtrar correctamente las radiaciones ultravioletas, mientras que otra lente totalmente transparente si podría ser capaz de ofrecer una protección total. Es más, la lente oscura y con peor protección sería más nociva ya que además nos hace dilatar la pupila para captar más luz, con lo cual el ojo recibiría aún más radiación UVA y UVB.

Dejando a un lado las cuestiones estéticas, el color de las lentes realmente indica para qué actividades son más apropiadas unas gafas de sol, si estás pensando en comprar unas, probablemente este resumen te será de gran ayuda:

  • Lentes color marrón: filtran las radiaciones azules, producen un efecto relajante, aumentan el contraste y la profundidad de campo y por ello son ideales para los deportes al aire libre. Son las recomendadas en caso de miopía.
  • Lentes color verde: la percepción del color apenas se ve alterada. Además reduce la luz visible sin interferir con la claridad de visión, muy recomendadas para deportes náuticos y en casos de hipermetropía.
  • Lentes color amarillo: mejoran el contraste en días nublados o con niebla, pero no se recomienda su uso para conducir en días soleados ya que podría provocar errores en la percepción de las luces rojas y verdes de los semáforos.
  • Lentes color gris: al contrario de las anteriores, estas si son recomendadas para conducir en los días soleados. De hecho permiten su uso continuado ya que transmiten la luz de manera uniforme a través del espectro y respetan mejor los colores naturales.
  • Lentes color naranja: al igual que las amarillas, debemos evitar su uso en días de sol. Aumentan el contraste más que las lentes color amarillo y por ello son adecuadas para situaciones en que el cielo está encapotado. Es el color idóneo en condiciones de baja luminosidad, como la conducción nocturna o con niebla, ya que aumenta los niveles de contraste.

Las gafas de sol también son cosa de niños

Si tienes hijos, especialmente menores de 12 años, debes saber que hasta esas edades sus ojos son más frágiles si cabe, ya que su cristalino es casi transparente y por tanto sus ojos absorben toda la radiación.

Evita comprar gafas de sol de juguete, no sirven para nada, y de hecho hacen más mal que bien, como a la hora de comprar unas gafas de sol para adulto, fíjate que cumplan estrictamente con la reglamentación de la Comunidad Europea, además en la etiqueta debe figurar la clase a la que pertenece o la categoría de su filtro.